10.12.16

Las pesca de la mojarra en Gibara
Por Rafael Bauzá Diez
Una de las pescas más pintorescas que se realiza aquí en Gibara, la Villa Blanca de los Cangrejos en el Oriente de Cuba, es la pesca de la Mojarra. Tal vez no lo sea tanto por su valor comercial o por la calidad de las capturas, que si bien en algunos casos puede llegar a alcanzar volúmenes respetables, y hablo de 10 o 12 ensartas, las cuales evidentemente no todas son destinadas al autoconsumo, más bien es por la precisión, perica y habilidad que se requiere para lograrla. 
La mojarra, tal como la llamamos por acá, es un pequeño pez  plateado, ancho, de boca pequeña en forma de fuelle que se despliega hacia afuera, aumentando su capacidad de engullir presas pequeñas  y que aunque mantiene una presencia permanente dentro del río  Cacoyugüin  o Gibara y aparece de forma sistemática en redes, atarrayas, chinchorros, chapingorros  u otras artes de captura mas o menos sofisticadas, solo se puede pescar con línea de nylon y anzuelo una vez al año. 
Cuando aparecen los primeros Nortes del mes de Octubre (Frente Frío, aquí también le llaman Humones), comienzan a arribar, peces a la bahía, que van de camino a los ríos, tras el camarón que también entra de los fangales o ceibadales  del exterior a establecerse en los  humedales, entre las raíces de los mangles o enterrarse en el fondo fangoso que se produce por el arrastre de la deposición de los ríos  y la descomposición del sargazo, farolillos, aguas malas y cuanto bicho arrastra el mar de fondo a la costa de la desembocadura. 
Junto a ella entra el Curvito, un pez, ya más valioso, tanto por su talla, que he visto puede alcanzar en ejemplares grandes y parejos los 40 cm. como por su exquisito sabor. 
Lo acompañan en esta fiesta de la reposición de las reservas de vida del gibareño, pequeñas cuberetas de talla  media, aproximadamente 25 o 30  cm. que se cuelan directo al Río a vivir, desovar y luego salen y se establecen en las cuevas de los arrecifes, de forma gregaria alcanzando tallas impensables y buenos sustos a las líneas gruesas de los pescadores de anzuelo grande y paciencia mayor todavía. 
Jureles, entre ellos la apreciada y muy bien aprovechada cojinúa, macabíes, jiguaguas de todos tamaños bailan en esa procesión que a nosotros nos privilegia el fósforo en el cerebro y los triglicéridos y el colesterol bajo , aparte de otras bondades  regaladas a  nuestro ego masculino, Pero de todos ellos hablaré mas adelante, si Dios quiere. 
Ahora me concentro en la Mojarra. la cual como dije entra en Octubre, se afinca en Noviembre.. Ella es difícil de pescar por una cosa. Su picada es rara, Solo sientes en el cordel un topecito, como si te estuvieran succionando la carnada, entonces das un tirón y la enganchas. Pero no es tan fácil, primero tienes que haber escogido el anzuelo que es bien pequeño, la carnada, que es camarón fresco o barrigada de Aguja la línea que es de 6 o 10 libras y hacer la pata de gallina. 
La pata de Gallina es la forma en que se coloca el anzuelo y el plomo. Primero plomo no muy pesado corredizo, nosotros utilizamos uno en forma de tubito pequeño con un centro hueco, parecido al que se utiliza para emplomar atarrayas. Explico como se prepara el avio. Se pasa el cordel por el plomo, que corra  por él,. se anuda el primer anzuelo al final de la línea, hay quien lo hace con un solo. pelo y al ojo del anzuelo lo pasa dos veces luego dos veces mas por la vuelta de afuera, o sea en nudo clásico de atar anzuelos de paleta, Hay quien como yo, utiliza una gasa y el hilo queda doble,  de esta forma a los 20 o 30 cm hago el nudo para que se aguante el plomo y no corra hasta el ojo del anzuelo.. Luego se calcula un pequeño recorrido del plomo corredizo de más o menos la misma distancia, esta es la que da tiempo a que el anzuelo de abajo, pesque solo. Por encima de esa distancia se pone el otro anzuelo, con una gasa como gustes o un pelo sencillo atado al ojo del anzuelo como dije y a la línea principal. En realidad este de pelo sencillo es más pescador, pero si utilizas línea fina, puedes hacer la gasa sin problemas. La mojarra que pica en el anzuelo de abajo se captura sola, ella arrastra la carnada y cuando ha recorrido un tramo el plomo le hace peso, sientes el tirón de que se clavó, la otra la que pescas arriba, si te da el chuponcito y tu la clavas. Eso es en fracciones de segundos, para poder subir dos. A veces son Tablas Mojarras de casi dos libras  cada una y el cordel chilla gomas. Si te pica una Jiguagüita, aruñas pero la coges, si te pica la madre de la Jiguagüita, prepárate a preparar de nuevo el avio. 
La carnada, como dije es camarón fresco, pero cuidado, la postica es chiquitica, que solo cubra el anzuelito, si no en lugar de ir a pescar, vas a alimentar a las Mojarras. 
El lugar. El lugar es vital, aquí en Gibara de orilla , nada mas hay dos lugares buenos, uno es el muelle de la Pesca, y no dejan pasar , otro es al otro lado de la bahía, en Playa Blanca , así que tienes que coger el bote de pasaje cruzar una milla o dos en el y visitar los pesqueros. Pero no se desanime, la innovación de la balsa de cámara de camión, con uno sencillos preparos, te permite ir a buscarla, no muy lejos, en la línea que une el océano y el río, o sea miras a la izquierda océano, canal de la bahía, miras a la derecha desembocadura, ahí por ese borde, donde el agua cambia de color a prieta, chocolate,  ahí pica la mojarra y todo lo demás. 
Y una última cosa. Hay veces que tienes la mala suerte de que alguna tenga un olor a Yodo. Esa, apártala, no la pongas en el mismo saco porque contamina a las demás y luego parece que estas engullendo el cuerpo de guardia de un hospital. Aunque a mi particularmente, el pescado, como si sabe a Rayo. He capturado  y degustado Grandes Peces Globos, que aquí le llamamos Jiminias. De la familia de los  Tetrodontaes, machaca anzuelos. Posee una poderosa toxina en la cabeza y vísceras Tetrodo toxina. Peor que una serpiente de cascabel. De él elaboran el fushi en Japón y China, que vale como 300 € el plato y a los cocineros le exigen un certificado de preparación de cinco años. No es para cocinarlo, no.  ¡Es para saber cortarlos! Pero no recomiendo innovar. Aunque no conozco ningún caso de intoxicación humana, porque la gente conoce el proceso de su preparación, sí ha ocurrido en gatos, cerdos  y pollos;  pero ha sido en el caso de otro pez globo más chiquito que vive en el río, no tiene espinas afuera  y le llamamos tamboril.


Así que los saludo y les deseo Salud y Buena pesca.